‘A Flote’ prestó ayuda en cuatro meses a 69 personas en riesgo de desahucio

La concejala de Xustiza Social e Coidados, Silvia Cameán, hizo este lunes balance del desarrollo del programa de integración social A Flote, que el Ayuntamiento puso en marcha en el mes de junio a través de un convenio de colaboración con la Fundación Emalcsa, y que desde entonces prestó ayudas a un total de 69 personas, “con el objetivo de evitar desahucios o, en casos inminentes e inevitables, proporcionar una alternativa habitacional inmediata”. De ese total de personas beneficiarias, pertenecientes a 19 familias, se cuentan 27 menores.

Como expone Cameán, esta nueva línea de prestaciones surge para atender a situaciones de riesgo de exclusión que no pueden ser atendidas por otras vías de intervención pública normalizada, y que tienen carácter urgente, puntual o transitorio, para evitar situaciones de desprotección derivadas de requisitos de carácter formal de las mismas o a problemas de procedimiento, de manera que facilitan las actuaciones urgentes y necesarias para evitar lanzamientos y desahucios de viviendas o, en su caso, hacer posible la transición inmediata a nuevas viviendas. En este sentido, la responsable municipal destaca la agilidad de la concesión de las ayudas de este programa, ya que todas ellas se hicieron efectivas en el plazo máximo de dos días desde su solicitud. “Con este programa lo que buscamos es seguir avanzando para resolver situaciones de exclusión y acercar a las personas que lo necesitan las herramientas necesarias para que puedan recuperar su autonomía”, destaca, indicando que la concesión de las ayudas va asociada a itinerarios de inserción social.

La concejala destaca que este programa sirve también para impulsar el carácter social de la Fundación Emalcsa, que se encarga de prestar información y hacer acompañamiento y asesoramiento a las personas solicitantes, además de la gestión administrativa y del seguimiento y gestión de las acciones de inserción social que establece el programa, mediante un trabajo coordinado y en red con los servicios sociales municipales, que intervienen en los procesos. “De este modo, se favorece la coordinación de los casos y se pueden paliar situaciones de especial vulnerabilidad y urgencia por el riesgo de pérdida de vivienda y otros factores asociados, como la protección de menores de edad o de personas dependientes en riesgo de exclusión”, hace notar la concejala, quien indica que A Flote sirve además como programa piloto que permite evaluar las posibilidades de mejora del sistema de cara a poner en marcha nuevas modalidades o potenciar las ya existentes.